Criminalística, Ciencias Forenses e Investigación Criminal

Lic. Carlos Alberto Guzmán

Este blog esta destinado a todos los estudiantes y profesionales que se dediquen o apliquen la disciplina

Criminalística, a todos los aspectos de las Ciencias Forenses y, finalmente, a la Investigación Criminal.

Fundamentos de la investigación criminal
Fundamentos de la investigación criminal avatar

¿Qué es una investigación criminal? Para llevar a cabo o realizar con eficacia funciones de investigación criminal, hay que entender la definición básica de: investigación e investigar. Una investigación es un examen, un estudio, una inspección y una averiguación de los hechos y / o circunstancias, situaciones, incidentes  y escenarios, ya sea relacionados o no, con el propósito de hacer una conclusión de prueba. Cuando se investiga, se hace un examen sistemático, un análisis de cerca y se inspecciona mientras se desmenuza y analiza la información. Una investigación, por lo tanto, se basa en una evaluación completa y entera y no en conjeturas, especulaciones o suposiciones.

¿Es realmente tan simple y sencillo para el investigador criminal? ¿Es tan claramente definido o tan blanco y negro?. Las fuerzas del orden,  entidades que tienen la responsabilidad de cerrar con precisión la brecha entre realidad y ficción y, detectar y prevenir actos delictivos, al hacerlo, están obligadas a funcionar dentro de estrictos parámetros administrativos y legales. Es cierto que hay que entender las definiciones básicas, sin embargo, el alcance del investigador criminal va mucho más allá de las meras definiciones. La detección e investigación del delito es tanto un arte como una ciencia, una colaboración de sentido común, criterio, intelecto, experiencia y una intuición innata, junto con una comprensión de los conocimientos técnicos relativos. El investigador criminal continuamente debe aplicar esas habilidades, adquiridas a través del estudio y la experiencia, para el examen y la observación de los delincuentes y su comportamiento, así como su entorno social y físico.
Cuando la más básica de las funciones de las fuerzas del orden: la preservación de la vida, la protección de la propiedad y el mantenimiento de la paz, no se conforman de forma sustancial, entonces se debe llevar a cabo el proceso de investigación. El objetivo de este proceso es doble: en primer lugar, el investigador tratará de identificar y detener al infractor de manera segura y en segundo lugar, llevarlo ante un tribunal apropiado. Por supuesto que hay cosas que pasan detrás de las escenas, por así decirlo, mientras se trata de alcanzar estos objetivos no  tan simples: identificación, detención y enjuiciamiento.
Las investigaciones criminales se llevan a cabo principalmente para la prevención de delitos. Cuando se producen, la policía es responsable de la comunidad a la que sirve y debe cumplir su deber de investigar de inmediato este tipo de incidentes. Idealmente la investigación hará que el infractor comparezca ante un tribunal para responder por su comportamiento. En última instancia, y probablemente más importante, es que la investigación, detección y aprehensión de los criminales, efectivamente sirve para disminuir la reincidencia y por ende reducir el crimen en general.
Hay varios tipos básicos de investigaciones que el personal policial puede llevar a cabo en el ejercicio de rutina de sus funciones:
• Las investigaciones de los incidentes, que son violaciones de las leyes y/o ordenanzas que incluyen: los actos delictivos (robos, asaltos, hurto, homicidio, armas ilegales, etc…) y las investigaciones de accidentes de tráfico (lesiones graves, probabilidad de morir, daños a la propiedad).
• Antecedentes de personal de investigaciones,  carácter e idoneidad de las personas, en un esfuerzo para determinar su elegibilidad para cargos de responsabilidad pública.
Las investigaciones de las condiciones ilegales o circunstancias que, si no se revisan causarían un aumento de los delitos tradicionales. Estas condiciones pueden incluir lo siguiente: venta de narcóticos, tráfico ilegal de armas, delitos/contravenciones tales como prostitución y juegos de azar, actividad de pandillas, crimen organizado, actividades terroristas, fraudes y estafas, robo de identidad y  delitos informáticos. Aunque muchas de estas condiciones determinan investigaciones automáticas basadas en la inteligencia en lugar de reaccionar a una denuncia ciudadana del delito, hay sin embargo, tiempos en que las investigaciones resultarán de hecho de tales quejas individuales sobre el delito.
¿Qué  intenta obtener el investigador durante su investigación? La respuesta es información. ¿Qué espera desarrollar el investigador como resultado de la obtención o recopilación de esta información? La respuesta es evidencia. Todas las investigaciones, sin importar el propósito, implican la tarea de reunir y evaluar información. El proceso de investigación debe ser visto en términos de recolección de información, en lugar de tratar de obtener pruebas. Esto no quiere decir que un investigador debe pasar por alto los elementos obvios de evidencia o elementos que potencialmente pueden llegar a ser evidencia por naturaleza. El proceso debe llevarse a cabo con la mentalidad de que de la información proviene de la evidencia. Es importante señalar que la información que constituye la base para la evidencia, que finalmente se presentará durante el procedimiento judicial, representa sólo una pequeña fracción del total de la información recopilada durante el proceso de investigación. Este material, luego de recogido, es sometido a un intenso escrutinio antes de que llegue a un tribunal, a través de la revisión, la evaluación y la selección. Este examen se lleva a cabo en varios niveles durante diversas etapas de revisión: en la etapa policial, por lo general ascendiendo niveles de supervisión dentro de la infraestructura de investigación y, dependiendo de la seriedad o dignidad de las noticias sobre el incidente, el escalón administrativo; esto es en adición a la etapa de procesamiento, que incluye la redacción inicial de la queja, el proceso de lectura de cargos a través de procedimientos del tribunal y audiencias antes y durante el camino real. Gran parte de las pruebas reunidas por la policía no son aceptables para su presentación en la corte debido a las reglas de evidencia. Sin embargo, ello no impide que estas piezas de información asistan al investigador en la medida de guiarlo hacia la evidencia aceptable; toda la información posee un cierto grado de valor.
Hay dos fuentes principales de información: las personas y las cosas. Estas son tan diferentes que el proceso de recopilación y evaluación de cada tipo requiere conocimientos y habilidades específicas. Básicamente, el investigador en el ámbito penal compromete el factor humano: todos los aspectos emocionales, psicológicos, ambientales y sociológicos del comportamiento humano. El técnico/investigador de la escena del crimen o el especialista del laboratorio, operan con objetos inanimados que no pueden inducir a error, mentir o luchar. Las tareas del investigador criminal y el técnico están estrechamente relacionadas y de alguna manera dependientes unas de otras, en la medida en que cada participante debe tener un reconocimiento fundamental de los respectivos deberes y responsabilidades del otro. Aunque estas tareas están funcionalmente relacionadas, en realidad son diferentes en sí mismas y por lo tanto requieren la capacidad de distinguir habilidades, disciplinas y técnicas. Esto no quiere decir que una tarea es más importante o más difícil que la otra.
El investigador debe ser consciente de las limitaciones y capacidades del laboratorio de criminalística y sus técnicos, así como los protocolos aceptados, con el fin de procesar de forma adecuada las posibles pruebas. El investigador, mientras remite las cosas físicas para el laboratorio de criminalística para su análisis, no pierde la responsabilidad y el deber de lograr una experiencia en el reconocimiento, recolección y preservación de pruebas físicas. El alcance y el valor de la información obtenida de los elementos físicos examinados, en gran medida dependen de la capacidad del investigador en una escena en particular, para reconocer la materia probatoria potencial. Cabe señalar, que al comparar el valor de la información obtenida de los elementos físicos en comparación con la información derivada de las personas, los tribunales han establecido históricamente que la información obtenida de los elementos físicos por lo general refleja un valor probatorio superior. El investigador criminal debe recordar siempre que la evidencia física no puede mentir, no se ve afectada por las emociones y no puede ser sometida a juicio político.
El investigador criminal debe estar continuamente al tanto de la “teoría de la transferencia”; cuando dos objetos se encuentran, algunos efectos de esa reunión pueden establecerse y verificarse en un momento posterior. El conocimiento y la comprensión de esta teoría ayudará al investigador criminal a navegar en el a veces complejo proceso de investigación y es de esperar reducir y / o prevenir la destrucción accidental o la incapacidad de reconocer y preservar material probatorio. Este contacto entre los objetos incluye a las personas, cosas o una combinación de los mismos. Por ejemplo, consideremos los siguientes ejemplos básicos: como consecuencia de un accidente de automóvil, la transferencia de la pintura, vidrios rotos, partículas metálicas o de plástico o la goma, a otro automóvil y / o pasajero, ó peatón; como resultado de un asalto, un arma que hace  contacto físico con una persona transfiriendo  sangre, pelo, piel o fibras de ropa al arma y / o al autor, o la forma (impresión) del instrumento utilizado como un arma, dejada en un objeto o persona golpeada . Las posibilidades son potencialmente infinitas y pueden ser tan simples como sencillas, sin darse cuenta, caminando por la escena del crimen. Cuando un objeto o persona, un investigador, una víctima, un agresor o testigo entra en la escena del crimen, algo se pone/coloca en la escena y algo se retira o se quita de la misma.
Dado que “investigación” es el proceso por el que se busca y, finalmente (con suerte) se encuentran respuestas a las preguntas: cuándo, dónde, quién, qué, cómo y por qué, y sabiendo que la información es la llave que abre esas respuestas, corresponde al investigador criminal  reconocer constantemente, desarrollar y mantener las actuales fuentes productivas de información. El investigador criminal debe saber dónde encontrar la información que se necesita para llevar a cabo con éxito su investigación. Una de las fuentes más importantes y evidentes de la información vital es la escena del crimen. Hay que entender que no todas las investigaciones implican o incluyen una real escena del crimen. Aunque la mayoría de los actos criminales comienzan y terminan en algún momento y en algún lugar, la escena del crimen en el sentido tradicional de investigación, no existe o no es práctica o material para localizar, identificar, preservar y procesar en ciertas circunstancias delictivas. Dicho esto, vamos a centrarnos en la escena del crimen tangible y tradicional dentro del contexto de los hechos delictivos más comunes: homicidio, robo, asalto, asalto sexual, etc … La escena del crimen es el lugar central de un delito y por lo general el punto de partida de una investigación. Sin embargo, esto no quiere decir que no hay escenas adicionales o secundarias que, dependiendo del tipo y en qué medida un criminal ha cometido un delito, pueden ser muy variadas y numerosas, que abarcan una gran distancia durante un período prolongado de tiempo. Estas escenas contienen huellas físicas del delincuente, la víctima (s), armas, herramientas, huellas latentes,  ADN, y material serológico, etc … El valor de la escena del crimen como recurso de investigación no es permanente y es a menudo sensible al medio ambiente, que puede resultar en un rápido deterioro de las posibles pruebas. La regla más básica y fundamental relativa al protocolo del crimen, determina la protección contra la contaminación y la destrucción antes y durante el proceso. Por lo menos, proteger la integridad de la escena. La información obtenida de la escena del crimen puede permitir al investigador la dirección correcta en el esfuerzo de investigación global.
Muchas veces, además de la información forense derivada del escenario del crimen, las personas son el motor que mueve la máquina de la información, especialmente cuando hay una considerable falta de elementos de prueba tangibles. Un investigador es puesto permanentemente a prueba y evaluado por su capacidad (o falta de ella) para obtener información de las personas, autores, víctimas, testigos, fuentes confidenciales y conocidas en general. La importancia de este recurso de investigación no debe ni puede ser ignorada. El investigador debe ser capaz de comunicarse efectivamente con personas de todas las clases sociales, independientemente de la posición social y / o económica. Este talento o arte requiere cierta práctica y es a menudo refinado con la experiencia. El personal policial en general, será bien servido para recordar que debe conocer las personas que viven, trabajan y frecuentan sus zonas de actuación y nunca comprometerse a sí mismos (moral o éticamente) cuando se trata de información ilícita de personas y / u otros individuos menos escrupulosos, no importa cuán bien intencionados.
El investigador criminal debe ser objetivo y abierto a diferentes perspectivas a la hora de realizar una investigación. Él / ella debe seguir los hechos donde los hechos pueden llevarlos y no tratar de encajar ciertos hechos con la exclusión de otros, en una conclusión predeterminada. Siempre hay que mirar más allá de lo obvio y buscar la verdad.
Fundamentos de la investigación criminal
Fundamentos de la investigación criminal avatar
2 80.00% 4.00/5


Desarrollo e Implementación Gaston Garcia Doego